Las matemáticas y la semántica

Después de estar un tiempo estudiando lingüística me he dado cuenta de algo: no conozco ningún lingüista que sepa matemáticas, peor aún no tienen ningún interés por aprender.

Lo malo de la observación anterior es que en semántica muchas explicaciones “reconocidas” han hecho uso de las matemáticas discretas, me he topado ya en 3 materias el texto de Paul Grice y la discusión de lo que es un condicional material y un entrañamiento y claro, hay 3 explicaciones diferentes y ninguna clara.

Esa es solo la punta del iceberg, pero de momento he hecho mi primer intento para conciliar a la semántica con las matemáticas discretas, dejo el enlace al trabajo por si alguien lo lee un día y puede decirme si me equivoco en algo.

El trabajo trata de explicar la concordancia negativa o doble negación del español por medio de matemáticas discretas.

Software Libre: Tecnología para la evolución a la Sociedad de la Información

Descargar el trabajo completo

Este trabajo tiene como objetivo apoyar al lector en las decisiones referentes al desarrollo y uso de software, haciendo ver que el Software Libre es una herramienta tecnológica eficaz y ética para que la sociedad mexicana avance hacia una Sociedad de la Información justa, libre y solidaria.

Sociedad de la Información es un estado de desarrollo social caracterizado por la capacidad de sus miembros (ciudadanos, empresas, organizaciones y Administración Pública) para obtener y compartir cualquier información, instantáneamente, desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera. Así la información se convierte en vehículo indispensable para la generación de riqueza (empresas y ciudadanos), satisfacción (Administración Pública, ciudadanos y organizaciones) y cultura (ciudadanos y organizaciones).

México es un país que no ha logrado integrarse a la Sociedad de la Información y una de las causas fundamentales de este problema es la falta de desarrollo tecnológico a nivel nacional. El software es el elemento principal de la tecnología aplicada, por lo tanto México debe tener la capacidad de desarrollar soluciones de software para los problemas comunes y así impulsar al mismo tiempo el desarrollo tecnológico.

Algunos países como Uruguay, han podido elaborar estrategias y aplicarlas en todo su territorio de forma exitosa. Otros han decidido hacer pequeñas estrategias aplicadas solamente a una región lo cual también ha sido exitoso, como es el caso de varias regiones de España.

La situación de México es complicada por la gran diversidad cultural existente en el país, además, comparado con Uruguay que se constituye con una superficie total de 176,215 km2 y 3,415,920 habitantes, México es un país mucho más grande constituido con una superficie de 1,972,550 km2 y 107,550,697 habitantes, lo cual hace difícil pensar en una estrategia nacional homogénea que resuelva la problemática presente en el país y se convierte en una de las razones del fracaso del proyecto e-México.

A pesar de que existen diversos métodos para introducir un país en la Sociedad de la Información, para poder elegir una metodología adecuada se deben tener en cuenta numerosos factores que algunas veces no son visibles por si mismos, por ejemplo, factores económicos (empleo, inversiones, incentivos), intereses de la sociedad civil y el sector privado, diversidad cultural, educación, salud, etc., siempre con el fin de definir estrategias que impulsen considerablemente la inclusión de los ciudadanos a este modelo social.

En México existen numerosas empresas que se benefician de las Tecnologías de la Información y el Conocimiento, sin embargo las PyME no son capaces de percibir todos sus beneficios debido a que el costo del software que utilizan es muy elevado y no es posible cambiarlo debido a la falta de asesoría o bien porque no quieren afectar su operatividad. Estos factores acaban mermando la producción de estas empresas e incluso impide que muchas de ellas prosperen.

Por su parte el usuario particular mexicano ha trabajado toda su vida solo con algunas soluciones de código cerrado y al momento de ofrecerle el uso de otras tecnologías se sienten incómodos, debido a que son entornos similares pero hay cosas nuevas que aprender. Las personas comúnmente se resisten al cambio y el problema en México inicia con el jefe de soporte técnico que no entiende por completo las ventajas de usar otros tipos de software, de esta manera tampoco podrá convencer a los que trabajan con él de usar estas alternativas.

Lo anteriormente señalado nos ayuda a observar que las acciones que México ha tomado hasta ahora no solo han fallado en alcanzar la Sociedad de la Información, también han sido caracterizadas por los siguientes problemas:

  • Interfieren con la soberanía nacional o son agente de creación de monopolios.
  • No mantienen su valor tecnológico y/o monetario a largo plazo.
  • Dificultan la creación y el intercambio de conocimiento para algunos sectores de la población.
  • No son accesibles en precio, diversidad lingüística y libre aprendizaje para toda la población.
  • Es difícil modificar o adaptar las implementaciones para resolver los problemas específicos de ciertas comunidades.
  • No existente interoperatividad entre tecnologías.
  • No generan empleos para los técnicos e ingenieros mexicanos.
  • No incluyen metodologías de desarrollo flexibles y estandarizadas.

El Software Libre es la herramienta técnica ideal para presentar soluciones que sean éticamente correctas para toda la sociedad. Además asegura que no se perjudiquen los sectores más sensibles de la sociedad, imposibilita el crecimiento de la brecha digital, que es de forma somera, resultado del rechazo, la desigualdad y la pobreza.

El uso del Software Libre impulsaría la Sociedad de la Información en México porque contribuye al conocimiento humano, alienta la creación y publicación de conocimiento nuevo, fomenta la confianza de la sociedad civil en los procesos gubernamentales, afianza la soberanía nacional y facilita el control, lo que se traduce en una mayor seguridad y confianza en los servicios prestados por el sector privado, mientras que el software no-libre no puede garantizar todas estas ventajas.

Es de vital importancia para el ingeniero mexicano presentar alternativas para resolver los problemas a los que se enfrenta la sociedad civil debido a que es su tarea desarrollar las Tecnologías de la Información y el Conocimiento para el progreso nacional.

En el caso mexicano, el paradigma de la Sociedad de la Información debe verse de forma medular divido en tres partes:

  • Tecnología: Infraestructura y servicios genéricos, esta es la parte que influye directamente en el desarrollo de las Tecnologías de la Información y el Conocimiento como la regulación de las Telecomunicaciones, el desarrollo de la industria del software así como sus diferentes licencias, entre otros problemas que influyen directamente en el desarrollo tangible de la Sociedad de la Información.
  • Instituciones y organizaciones: Capacidades y conocimiento, es en donde los propios usuarios hacen uso de estas tecnologías para digitalizar diferentes sectores de la sociedad y la economía; esto da lugar a los diferentes sectores, aplicaciones y servicios de la Sociedad de la Información. Es posible digitalizar muchas de las conductas humanas, es decir, las Tecnologías de la Información y el Conocimiento usadas para el desarrollo y modernización de la sociedad; entonces encontramos que las capacidades y conocimiento son el habilitador necesario mas no suficiente para el desarrollo.
  • Políticas Públicas: Regulación e incentivos. Aseguran y aceleran la transición a la Sociedad de la Información. Marcan como es que avanzará la comunidad en el camino a la Sociedad de la Información y los medios que serán utilizados para lograrlo.

Es importante definir como convertir a la tecnología en un habilitador para el desarrollo. En este sentido se debe prestar atención a dos industrias principales. Hardware y Software por ser industrias comecializables. En este caso distinguen la producción orientada a la demanda estandarizada para la exportación (video juegos, sistemas operativos, etc) y servicios conexos para adaptación a requisitos locales, ambas con potencial pero el segundo es crucial para la digitalización de procesos locales. Estas industrias están destinadas a crear empleos y así acercar la Sociedad de la Información, por eso la generación de material humano (principalmente ingenieros) es esencial para lograr el avance tecnológico.

Si se instalan las tecnologías y se genera una masa crítica de empleados, técnicos, ingenieros que permita aprovechar esta tecnología, podremos emplear las Tecnologías de la Información y el Conocimiento para el desarrollo nacional por medio de:

  • Apropiación de la tecnología por parte de los profesionales de todos los sectores, para incorporarla adecuadamente en sus actividades.
  • Digitalización de información. Que incluye las páginas web para interconexión de información y bases de datos hasta la creación de estándares comunes para la interoperatividad.
  • Intercambio de experiencias para el avance de las comunidades y sectores rezagados.

Se vuelven de vital importancia las políticas públicas para lograr estos objetivos, las cuales deben tener las características siguientes para aumentar las posibilidades de éxito:

  • Coordinación de iniciativas dispersas que llevará a mejores resultados. Es decir, dentro de la libertad que da la división política del país se necesita una estrategia nacional que coordine, evalué y de seguimiento a las políticas regionales.
  • La existencia de muchos proyectos que impulsen avances independientemente de la existencia de una estrategia coordinada. Es decir, pequeños proyectos para acciones concretas.

Basado en las experiencias internacionales descritas a detalle en el trabajo, la estrategia nacional que debe adoptar México debe incluir el desarrollo y uso de Software Libre, que por su naturaleza facilita el avance y la superación de los desafíos que trae consigo la evolución a la Sociedad de la Información

Descargar el trabajo completo

Decesos.

Ya sabemos que nadie es eterno y que diariamente mueren muchas personas en el mundo. Aun así creo que pocas veces recordamos que vamos a morir un día, lo cual es según creo algo una defensa mental.

Cuando somos jóvenes no pensamos en la muerte en ningún modo y, al envejecer lo más común es saber de antemano que debemos pasar por ese trance que es la muerte así que lo único que queda es pensar cómo vamos a morir.

Todo esto lo digo, seguramente muchos ya lo han adivinado, los pasados 18 y 19 de Junio murieron José Saramago y Carlos Monsiváis respectivamente.

Como este blog tiende más al aspecto tecnológico y ninguno de estos dos personajes esta en dicho terreno entonces debemos dejar aquí este artículo, no sin antes dejarles un enlace a una conferencia en vídeo de Carlos Monsiváis donde si hace alusión en un momento a “los beneficios tecnológicos”. Lamentablemete, el vídeo esta en formato Windows, y recuerdo que hace un tiempo hice un artículo de como ver estos vídeos con Mplayer y fue justamente porque quería bajar esta conferencia.

El lenguaje y la Computación

El pasado mes de enero surgió un problema de uso del lenguaje en un post sobre Kismet que publiqué hace tiempo.

La verdad es que la solución es difícil hablando de Computación, gracias a la Computación – quizás deba decir “por culpa de…” – cada vez se inventan nuevos sustantivos, palabras en general incluso nuevas acciones que son algunas veces la conjunción de verbos ya existentes pero ahora constituyen una sola acción.

Pensemos en un ejemplo, e-gobierno, e-negocios, e-salud… entre otros, ¿qué significan? ¿que son? De hecho hay una explicación pero no aparecen en el diccionario. ¿Crackear? qué se supone que debemos entender con eso… Widget ¿porqué no decimos artilugio? tal vez no se escucha tan bonito.

La verdad es que las palabras que se usan en Computación no se popularizan en español, por eso las nombramos en otro idioma. Las que no podemos traducir debemos explicarlas de forma extensa hasta que los de la Real Academia Española adecúen el significado de las palabras y aun más importante, nos digan como usarlas.

Cuando fui a preguntar a mi maestra de Seguridad Informática que era lo que hacia Aircrack-ng me contestó “en el argot se llama descriptar, aunque no lo encontraras en el diccionario”. Me explicó que descriptar corresponde a un proceso no autorizado donde descubres algo oculto pero no cifrado. La palabra no me convence, de hecho por ella comenzó el dilema, yo prefiero y me quedare con la anotación que hizo Clemente (miembro de Lidsol), “hace tres cosas, primero adivina, luego descubre y al final expone la clave”. Es coherente y las tres palabras juntas engloban lo que hace hace Aircrack-ng, es decir, es la traducción más exacta de “crackear”.

Por tanto me gustaría la opinión de las 200 personas que entran a diariamente a esta bitácora, de las cuales el 70% entra a leer el texto de Kismet. De momento espero estén contentos con el nuevo título de dicho artículo e invitarlos a corregir mis faltas de ortografía.

Murió Ángel González

“Ojalá los españoles se enteren, los que no se enteraron antes, de que este señor era un poeta en carne viva y uno de los seres humanos más dignos, decentes y ejemplares que han existido. He perdido a un maestro, a un padre, a un hermano, a un amigo, a una guía, a un ejemplo,… y, desde luego, a un poeta digno de que mañana se acaben todas sus existencias en las librerías.

¡Bendito sea Angel González!”

 Joaquín Sabina

Estando ocupado tratando de encontrar una expresión correcta para una acción que se realiza en el medio informático, tampoco había leído las noticias, hoy me encuentro con que hace 5 días murió uno de mis favoritos, el poeta Ángel González.

En México es difícil leer su obra, sin contar las antologías poéticas es casi imposible encontrar un libro con sus letras, es una lastima. Hace años tuve el privilegio de leer Tratado de Urbanismo el cual incluye uno de mis poemas favoritos Inventario de lugares propicios al amor. También he podido leer Otoños y otras luces tal vez 3 ó 4 veces, esto es porque se encuentra en la Biblioteca Central de la UNAM.

Los dejo con estos poemas de Ángel González:

A veces, un cuerpo puede modificar un nombre.

A veces, las palabras se posan sobre las cosas
como una mariposa sobre una flor, y las recubren de colores nuevos.
Sin embargo, cuando pienso en tu nombre, eres
tú quien le da a la palabra color, aroma, vida.
¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa sin la rosa:
un ruido incomprensible, torpe, hueco.

También un nombre puede modificar un cuerpo.

Si te llamaras Elvira,
tu vientre sería aún más terso y con más nácar.
Pero tan sólo el nombre de Mercedes
depositado por mis labios en tu cintura
condensaría la forma de esa espuma indecisa
que recorre tu espalda cuando duermes de bruces.
Respóndeme cuando te diga: Olga,
y verás que en tus pechos un rubor palidece.
El nombre de María te volvería traslúcida.
Guarda silencio si te llamara por un nombre
que no pronuncio nunca,
porque si entonces respondieses
tus ojos – y los míos – se anegarían en llanto.
Una prueba final;
cuando sonríes
te pienso Irene,
y la sonrisa tuya es más que tu sonrisa:
amanece sin sombras la alegría del mundo.
¿Y si te llamo como tú te llamas…?
Entonces
descubriría una verdad:
en el principio no era el verbo.
El nácar y la espuma,
la palidez rosada,
la transparencia, el llanto, la alegría:
todo estaba ya en ti.
Los nombres que te invento no te crean.
Sólo – a veces
son como luz los nombres… –
te iluminan.

Ángel González.

Algunos enlaces sobre este autor:

http://amediavoz.com/gonzalez.htm

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/AGonzalez/

Peter Pan

Espero que se encuentren bien y nadie haya detectado el abandono de este blog, lean esto:

 

Todos los niños crecen, excepto uno. No tardan en saber que van a crecer y Wendy lo supo de la siguiente manera. Un día, cuando tenía dos años, estaba jugando en un jardín, arrancó una flor más y corrió hasta su madre con ella. Supongo que debía estar encantadora, ya que la señora Darling se llevó la mano al corazón y exclamó:

-¡Oh, por qué no podrás quedarte así para siempre!

No hablaron más del asunto, pero desde entonces Wendy supo que tenía que crecer. Siempre se sabe eso a partir de los dos años. Los dos años marcan el principio del fin.

Así es como comienza uno de mis libros favoritos, la verdad es que siempre me gustó Peter Pan y además lo he leido mil veces. Siempre me identifique con el personaje y creo que todos tenemos algo del personaje que el escocés, James Matthew Barrie creara a principios del siglo pasado.

Todos tenemos un poco de Peter Pan, apego por cosas que no queremos que terminen, melancolía por lo que fue y búsquedas interminables. Peter Pan es una descripción de un ser humano que se niega a abandonar la felicidad una vez encontrada y que entregado al júbilo del vuelo entonces no siente la necesidad de cambiar, por desgracia a veces hay que abandonar ese estado feliz y buscar otro que nos dará progreso como personas o en su lugar recordar tiempo después esos momentos que pueden llegar a doler tanto en el alma, él es la búsqueda más pura de la felicidad.

Somos también como Peter Pan, siempre buscando a esa persona que jamás habremos de encontrar, Peter como todo hombre busca a una mujer, de manera particular busca a alguien que pueda quererlo como un hijo, pero acaso han conocido a una persona que no recuerde a su madre para poder sentirse seguro, es muestra madre la única persona insustituible en nuestras vidas y es imposible olvidarla, es esa mujer y no el padre quien nos define como personas y con base a lo que nos enseña seguimos por la vida. Sin embargo, Peter Pan como muchos otros niños, es alguien que no pudo conocer a su madre, que nunca recibió su abrazo consolador al despertar aterrado por las noches, quien debió cuidarlo en la enfermedad y darle ese cariño indispensable que es suficiente para ser completamente feliz, Peter es la representación de ese descuido social que podemos ver en las calles todos los días.

Todas las personas en un punto del tiempo nos negamos a crecer y sentimos miedo de seguir adelante. Peter Llewelyn Davies, tenía 10 años cuando conoció a Barrie, era un niño huérfano de padre y tres años después perdería a su madre, era ese niño que no quería crecer y le aterraba la vida y al final ese miedo lo venció; se arrojó a las vías de tren en Londres.

Espero tengan curiosidad por leer a Barrie, si es que no lo han hecho, o bien lean de nuevo y descubran que es totalmente diferente ahora que cuando eran niños.

 

Barco Pirata

Como nota curiosa, la primera vez que Peter Pan se presentó en teatro fue en 1904 y el personaje de Peter Pan desde entonces ha sido interpretado mayormente por mujeres, no por hombres. Visiten http://www.jmbarrie.co.uk/

Tres versiones de Judas

Espero puedan leer este texto fabuloso, hace mucho leí el libro completo y espero algún leerlo de nuevo porque ya no recuerdo los cuentos que contiene – es una lastima -. Se trata de Tres versiones de Judas de Ficciones, Jorge Luis Borges, 1944. © 1999 Espasa.

TRES VERSIONES DE JUDAS

There seemed a certainity in degradation.
-T. E. Lawrence: Seven Pillars of Wisdom, ciii

En el Asia Menor o en Alejandría, en el segundo siglo de nuestra fe, cuando Basílides publicaba que el cosmos era una temeraria o malvada improvisación de ángeles deficientes, Niels Runeberg hubiera dirigido, con singular pasión intelectual, uno de los coventículos gnósticos. Dante le hubiera destinado, tal vez, un sepulcro de fuego; su nombre aumentaría los catálogos de heresiarcas menores, entre Satornilo y Carpócrates; algún fragmento de sus prédicas, exonerado de injurias, perduraría en el apócrifo Liber adversus omnes haereses o habría perecido cuando el incendio de una biblioteca monástica devoró el último ejemplar del Syntagma. En cambio, Dios le deparó el siglo veinte y la ciudad universitaria de Lund. Ahí, en 1904, publicó la primera edición de Kristus och Judas; ahí, en 1909, su libro capital Den hemlige Frälsaren. (Del último hay versión alemana, ejecutada en 1912 por Emili Schering; se llama Der heimliche Heiland.)

Antes de ensayar un examen de los precitados trabajos, urge repetir que Nils Runeberg, miembro de la Unión Evangélica Nacional, era hondamente religioso. En un cenáculo de París o aun en Buenos Aires, un literato podría muy bien redescubir las tesis de Runeberg; esas tesis, propuestas en un cenáculo, serían ligeros ejercicios inútiles de la negligencia o de la blasfemia. Para Runeberg, fueron la clave que descifra un misterio central de la teología; fueron materia de meditación y análisis, de controversia histórica y filológica, de soberbia, de júbilo y de terror. Justificaron y desbarataron su vida. Quienes recorran este artículo, deben asimismo considerar que no registra sino las conclusiones de Runeberg, no su dialéctica y sus pruebas. Alguien observará que la conclusión precedió sin duda a las “pruebas”. ¿Quién se resigna a buscar pruebas de algo no creído por él o cuya prédica no le importa?

La primera edición de Kristus och Judas lleva este categórico epígrafe, cuyo sentido, años después, monstruosamente dilataría el propio Nils Runeberg: No una cosa, todas las cosas que la tradición atribuye a Judas Iscariote son falsas (De Quincey, 1857). Precedido por algún alemán, De Quincey especuló que Judas entregó a Jesucristo para forzarlo a declarar su divinidad y a encender una vasta rebelión contra el yugo de Roma; Runeberg sugiere una vindicación de índole metafísica. Hábilmente, empieza por destacar la superfluidad del acto de Judas. Observa (como Robertson) que para identificar a un maestro que diariamente predicaba en la sinagoga y que obraba milagros ante concursos de miles de hombres, no se requiere la traición de un apóstol. Ello, sin embargo, ocurrió. Suponer un error en la Escritura es intolerable; no menos tolerable es admitir un hecho casual en el más precioso acontecimiento de la historia del mundo. Ergo, la traición de Judas no fue casual; fue un hecho prefijado que tiene su lugar misterioso en la economía de la redención. Prosigue Runeberg: El Verbo, cuando fue hecho carne, pasó de la ubicuidad al espacio, de la eternidad a la historia, de la dicha sin límites a la mutación y a la carne; para corresponder a tal sacrificio, era necesario que un hombre, en representación de todos los hombres, hiciera un sacrificio condigno. Judas Iscariote fue ese hombre. Judas, único entre los apóstoles, intuyó la secreta divinidad y el terrible propósito de Jesús. El Verbo se había rebajado a mortal; Judas, discípulo del Verbo, podía rebajarse a delator (el peor delito que la infamia soporta) y ser huésped del fuego que no se apaga. El orden inferior es un espejo del orden superior; las formas de la tierra corresponden a las formas del cielo; las manchas de la piel son un mapa de las incorruptibles constelaciones; Judas refleja de algún modo a Jesús. De ahí los treinta dineros y el beso; de ahí la muerte voluntaria, para merecer aun más la Reprobación. Así dilucidó Nils Runeberg el enigma de Judas.

Los teólogos de todas las confesiones lo refutaron. Lars Peter Engström lo acusó de ignorar, o de preterir, la unión hipostática; Axel Borelius, de renovar la herejía de los docetas, que negaron la humanidad de Jesús; el acerado obispo de Lund, de contradecir el tercer versículo del capítulo 22 del Evangelio de San Lucas.

Estos variados anatemas influyeron en Runeberg, que parcialmente reescribió el reprobado libro y modificó su doctrina. Abandonó a sus adversarios el terreno teológico y propuso oblicuas razones de orden moral. Admitió que Jesús, «que disponía de los considerables recursos que la Omnipotencia puede ofrecer», no necesitaba de un hombre para redimir a todos los hombres. Rebatió, luego, a quienes afirman que nada sabemos del inexplicable traidor; sabemos, dijo, que fue uno de los apóstoles, uno de los elegidos para anunciar el reino de los cielos, para sanar enfermos, para limpiar leprosos, para resucitar muertos y para echar fuera demonios (Mateo 10: 7-8; Lucas 9: 1). Un varón a quien ha distinguido así el Redentor merece de nosotros la mejor interpretación de sus actos. Imputar su crimen a la codicia (como lo han hecho algunos, alegando a Juan 12: 6) es resignarse al móvil más torpe. Nils Runeberg propone el móvil contrario: un hiperbólico y hasta ilimitado ascetismo. El asceta, para mayor gloria de Dios, envilece y mortifica la carne; Judas hizo lo propio con el espíritu. Renunció al honor, al bien, a la paz, al reino de los cielos, como otros, menos heroicamente, al placer1. Premeditó con lucidez terrible sus culpas. En el adulterio suelen participar la ternura y la abnegación; en el homicidio, el coraje; en las profanaciones y la blasfemia, cierto fulgor satánico. Judas eligió aquellas culpas no visitadas por ninguna virtud: el abuso de confianza (Juan 12: 6) y la delación. Obró con gigantesca humildad, se creyó indigno de ser bueno. Pablo ha escrito: El que se gloria, gloríese en el Señor (I Corintios 1: 31); Judas buscó el Infierno, porque la dicha del Señor le bastaba. Pensó que la felicidad, como el bien, es un atributo divino y que no deben usurparlo los hombres2.

Muchos han descubierto, post factum, que en los justificables comienzos de Runeberg está su extravagante fin y que Den hemlige Frälsaren es una mera perversión o exasperación de Kristus och Judas. A fines de 1907, Runeberg terminó y revisó el texto manuscrito; casi dos años transcurrieron sin que lo entregara a la imprenta. En octubre de 1909, el libro apareció con un prólogo (tibio hasta lo enigmático) del hebraísta dinamarqués Erik Erfjord y con este pérfido epígrafe: En el mundo estaba y el mundo fue hecho por él, y el mundo no lo conoció (Juan 1: 10). El argumento general no es complejo, si bien la conclusión es monstruosa. Dios, arguye Nils Runeberg, se rebajó a ser hombre para la redención del género humano; cabe conjeturar que fue perfecto el sacrificio obrado por él, no invalidado o atenuado por omisiones. Limitar lo que padeció a la agonía de una tarde en la cruz es blasfematorio3. Afirmar que fue hombre y que fue incapaz de pecado encierra contradicción; los atributos de impeccabilitas y de humanitas no son compatibles. Kemnitz admite que el Redentor pudo sentir fatiga, frío, turbación, hambre y sed; también cabe admitir que pudo pecar y perderse. El famoso texto Brotará como raíz de tierra sedienta; no hay buen parecer en él, ni hermosura; despreciado y el último de los hombres; varón de dolores, experimentado en quebrantos (Isaías 53: 2-3), es para muchos una previsión del crucificado, en la hora de su muerte; para algunos (verbigracia, Hans Lassen Martensen), una refutación de la hermosura que el consenso vulgar atribuye a Cristo; para Runeberg, la puntual profecía no de un momento sino de todo el atroz porvenir, en el tiempo y en la eternidad, del Verbo hecho carne. Dios totalmente se hizo hombre hasta la infamia, hombre hasta la reprobación y el abismo. Para salvarnos, pudo elegir cualquiera de los destinos que traman la perpleja red de la historia; pudo ser Alejandro o Pitágoras o Rurik o Jesús; eligió un ínfimo destino: fue Judas.

En vano propusieron esa revelación las librerías de Estocolmo y de Lund. Los incrédulos la consideraron, a priori, un insípido y laborioso juego teológico; los teólogos la desdeñaron. Runeberg intuyó en esa indiferencia ecuménica una casi milagrosa confirmación. Dios ordenaba esa indiferencia; Dios no quería que se propalara en la tierra Su terrible secreto. Runeberg comprendió que no era llegada la hora: Sintió que estaban convergiendo sobre él antiguas maldiciones divinas; recordó a Elías y a Moisés, que en la montaña se taparon la cara para no ver a Dios; a Isaías, que se aterró cuando sus ojos vieron a Aquel cuya gloria llena la tierra; a Saúl, cuyos ojos quedaron ciegos en el camino de Damasco; al rabino Simeón ben Azaí, que vio el Paraíso y murió; al famoso hechicero Juan de Viterbo, que enloqueció cuando pudo ver a la Trinidad; a los Midrashim, que abominan de los impíos que pronuncian el Shem Hamephorash, el Secreto Nombre de Dios. ¿No era él, acaso, culpable de ese crimen oscuro? ¿No sería ésa la blasfemia contra el Espíritu, la que no será perdonada (Mateo 12: 31)? Valerio Sorano murió por haber divulgado el oculto nombre de Roma; ¿qué infinito castigo sería el suyo, por haber descubierto y divulgado el horrible nombre de Dios?

Ebrio de insomnio y de vertiginosa dialéctica, Nils Runeberg erró por las calles de Malmö, rogando a voces que le fuera deparada la gracia de compartir con el Redentor el Infierno.

Murió de la rotura de un aneurisma, el primero de marzo de 1912. Los heresiólogos tal vez lo recordarán; agregó al concepto del Hijo, que parecía agotado, las complejidades del mal y del infortunio.

 

1. Borelius interroga con burla: ¿Por qué no renunció a renunciar? ¿Por qué no a renunciar a renunciar?
2. Euclydes da Cunha, en un libro ignorado por Runeberg, anota que para el heresiarca de Canudos, Antonio Conselheiro, la virtud «era una casi impiedad». El lector argentino recordará pasajes análogos en la obra de Almafuerte. Runeberg publicó, en la hoja simbólica Sju insegel, un asiduo poema descriptivo, El agua secreta; las primeras estrofas narran los hechos de un tumultuoso día; las últimas, el hallazgo de un estanque glacial; el poeta sugiere que la perduración de esa agua silenciosa corrige nuestra inútil vio-lencia y de algún modo la permite y la absuelve. El poema concluye así: El agua de la selva es feliz; podemos ser malvados y dolorosos.
3. Maurice Abramowicz observa: “Jésus, d’aprés ce scandinave, a toujours le beau rôle; ses déboires, grâce à la science des typographes, jouissent d’une réputabon polyglotte; sa résidence de trente-trois ans parmi les humains ne fut en somme, qu’une villégiature”. Erfjord, en el tercer apéndice de la Christelige Dogmatik refuta ese pasaje. Anota que la crucifixión de Dios no ha cesado, porque lo acontecido una sola vez en el tiempo se repite sin tregua en la eternidad. Judas, ahora, sigue cobrando las monedas de plata; sigue besando a Jesucristo; sigue arrojando las monedas de plata en el templo; sigue anudando el lazo de la cuerda en el campo de sangre. (Erlord, para justificar esa afirmación, invoca el último capítulo del primer tomo de la Vindicación de la eternidad, de Jaromir Hladík).